Cuando Mario Humberto Patiño Manrique asistió a su primera subasta de Ritchie Bros. en Phoenix, Arizona, en 1999, no sabía qué esperar.

Él encontró no solamente el equipo que estaba buscando, sino también una amistad muy especial.

Al asistir en persona y pujar en una subasta de Ritchie Bros. se te llena el cuerpo de adrenalina. Un mar de metal amarillo combinado con el canto rítmico y rápido del subastador y la multitud - es una sensación maravillosa

Mario Humberto Patino Manrique

Algunas personas están destinadas a trabajar con equipos pesados. "Cuando tenía seis años, el jefe de mi madre me regaló un tractor miniatura", explica Mario Humberto Patiño Manrique, Director General de Comercializadoria de Maquinaria, S.A. de C.V. (COMAQSA), un distribuidor de equipos establecido en Tijuana con sucursales en Méjico y Colombia. "Quién hubiera pensado que un día, la maquinaria industrial - las versiones más grandes de ese tractor miniatura que yo cuidé durante tantos años - sería mi vida."

Después de muchos años como contratista de construcción en el noroeste de Méjico, Mario empezó a notar un cambio en la demanda de proyectos de construcción en 1998 y 1999. "Habían menos proyectos de construcción en esa época, pero aún más, el impacto se sintió por la  disminución significativa en el valor de los proyectos existentes", recuerda Mario. Su maquinaria comenzó a pasar más tiempo inactiva que trabajando.

"Ahí es cuando la gente comenzó a llamarme para decir, 'si no estás poniendo esas máquinas a trabajar, te las quiero comprar.'Entonces compraba una máquina más nueva y la vendía también."

En poco tiempo, había gente que llamaba a Mario en busca de equipos en lugar de proyectos de construcción. "Muy pronto, estaba trabajando en el negocio de reventa de equipos pesados. Fue entonces cuando decidí tomar el siguiente paso mediante la apertura de la primera sucursal de COMAQSA en Baja California, en Tijuana".

A Mario le tocaba cruzar frecuentemente la frontera cercana entre Méjico y los Estados Unidos  para adquirir nuevos equipos de agentes y concesionarios para luego venderlos en su sede de Tijuana, hasta que un día un amigo le invitó a una subasta de equipos sin reservas en Phoenix, Arizona. Mario no tenía idea de lo que iba a pasar, puesto que nunca había asistido a una subasta de equipos.

"En verdad, cuando llegué allí, ¡era como si un niño hubiese llegado a Disneyland!" exclama Mario "Ver todas esas máquinas amarillas en el mismo lugar en conjunto con el público y la velocidad de la subasta; fue

Mario Humberto Patino Manrique

un gran espectáculo".

Desde su primera subasta en 1998, Mario ha continuado asistiendo a las subastas de Ritchie Bros en Méjico, Estados Unidos y Canadá. Lo que más le ha llamado la atención en todas las subastas: el personal que trabaja para Ritchie Bros.

"Cuando los empleados de Ritchie Bros se visten con sus uniformes anaranjados, se los ponen con orgullo y lo hacen bien, dice Mario. "Desde el personal de servicio al cliente que le proporcionará un catálogo de la subasta, hasta el colector de pujas en la rampa, todo el mundo en Ritchie Bros se empeña en hacer una cosa: obtener la satisfacción de sus clientes."

Mario ha construido una empresa de éxito durante los años que lleva como cliente de Ritchie Bros. Al llevar a cabo negocios con los EE. UU., Méjico y Colombia, está introduciendo una segunda generación en el negocio de compra y venta de equipos y  el disfrute de las subastas.  Mario Alejandro o 'Alex', el segundo de los tres hijos de Mario, ha estado asistiendo a las subastas con su padre desde los 16 años.

"Tengo una gran responsabilidad, como futuro sucesor de mi padre: asegurando que todo el respeto que el ha obtenido de sus colegas y amigos como Ritchie Bros, y la reputación impecable que el ha construido para COMAQSA continúen brillando durante mi cuidado del negocio", dice Alex. El futuro luce prometedor - para ambos, padre e hijo.

"Al asistir en persona y pujar en una subasta de Ritchie Bros. se te llena el cuerpo de adrenalina. Un mar de metal amarillo combinado con el canto rítmico y rápido del subastador y la multitud - es una sensación maravillosa ".

Encuentre equipos o camiones en una próxima subasta sin reservas.